ıllı Vinos, Enología, Bebidas y Alimentación (2018)

DENOMINACION, TIPOS, CRIANZA, VINOTECA, COMPRAR VINO, VITICULTORES, MASTER VITICULTURA Y ENOLOGIA

 !Selecciona tu Idioma!

[Enciclopedia Online Gratuita] Diccionario de Vinos, Viticultura y Enología. (VINOTECA INTERNACIONAL)

ıllı Tinaja wiki: que es, historia y significado

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

vinomocion

salud  ıllı Tinaja wiki: que es, historia y significado 


El término tinaja, como sus variaciones tenaxa, tenalla o bien tanalla, proceden del latín tina; mas, curiosamente, fue su diminutivo tinaculum-tinacula el que formó los términos de las lenguas romances en la Península Ibérica; en el Fuero de Alcaraz aparece como tenaia.


En las familias semántica y cultural de la tinaja se hallan la "tinajería" o bien "tinajero", espacio o bien estructura donde se ponen o bien incrustan las tinajas. En Murcia, Puerto Rico y Venezuela, tiene por nombre de esta manera a la dependencia de las casas donde se tienen las tinajas, jarros y demás recipientes de agua bebible. Por su lado, en Filipinas, se llama tinaja a medida de capacidad para líquidos, equivalente a dieciseis gantas (cuarenta y ocho litros más o menos).


En el Calendario republicano francés la tinaja (cuve) es el diez de septiembre.

Tinaja del siglo IX antes de Cristo en el poblado ceramista de Genó, en el (Segriá) ilerdense.Tinaja árabe depositada en el museo municipal de Algeciras.Tinaja de Alcora, firmada por "Gabriel Redolat"(mil quinientos setenta y ocho-mil seiscientos uno)

La industria tinajera en la cultura mediterránea puede rastrearse desde el final de la Edad del Bronce, con los pithos minoicos, hasta los regordetes doliumromanos, recipientes esféricos que se empleaban para guardar líquidos o bien granos. Exactamente el mismo empleo se les daba a las tenaias del medievo islámico y cristiano, vasijas abombadas de apenas un metro de alto capaces de contener de 3 a 15 arrobas. Proseguirán incrementando su capacidad hasta finales del siglo XVIII mas sin exceder las 100 arrobas, lo que sí ocurriría en el último tercio del XIX, para compensar el desarrollo de la producción vinícola, alcanzándose las setecientas arrobas (prácticamente 8 mil litros).


Referencias documentales


En el «Ordenamiento de Menestrales y Posturas» del siglo XIV, para el Concejo de la capital española dictado en las Cortes de Castilla y León por Pedro I, se detalla el 'precio-capacidad' de las tinajas y el pago a percibir por sus autores, llamados en esa temporada pegadores. No faltan en las Relaciones topográficas de Felipe II de mil quinientos setenta y cinco, con una referencia a su pasada fabricación en El Toboso, mención que después utilizará Cervantes para documentar su fantasía. La producción de tinajas españolas en el siglo XVII se asocia a focos ceramistas tradicionales como Úbeda, Talavera de la Reina y Chinchilla de Montearagón.


Más tarde, las cita en sus Memorias políticas y económicas (mil setecientos noventa y dos) el ilustrado Eugenio Larruga y, ya en el siglo XIX, los Diccionarios de Sebastián Miñano y Pascual Madoz. Guillén Salaya y Natacha Seseña en sus estudios de la tinajería de Colmenar de Oreja, narran que a inicios del siglo veinte, este pueblo madrileño contaba con treinta y cinco alfares y, después, en mil novecientos treinta y tres, funcionaban aún 3 grandes hornos; el último tinajero de la localidad fue Eugenio Rizado, activo hasta mil novecientos ochenta.


A partir de la división de la tinaja en 6 partes esenciales, boca, labio, cuello, hombros, panza y asas (si las tiene), los etnólogos Romero y Cabasa, han clasificado 5 modelos de tinajas partiendo de la manera de sus hombros, conforme sean éstos: altos y extensos, altos y estrechos, hombros medios, caídos y también inexistentes. Y, por su parte, por su aspecto total las clasifican en diez tipos:

Tinajas (tipos morfológicos).

  • jivales afinada o bien elipsoidales.
  • lipsoidales.
  • itrococónicas simétricas.
  • roncocónicas panzudas.
  • roncocónicas afinadas.
  • ilíndricas (primera mitad del siglo veinte).
  • sferoides.
  • emiglobulares (elipsoidales).
  • roncocónicas invertidas panzudas.
  • roncocónicas invertidas afinadas.
  • lobulares achatadas.

Pueden distinguirse hasta 7 técnicas decorativas: incisa, impresa (o bien estampillada), excisa, "tallada", enchinada (modelos arqueológicos), abrillantada y pintada (estas en ejemplares pequeños).

Sellos y marcas de Pedro Antonio Simón (siglo XIX - XX), fabricante mayorista de Villarrobledo (Albacete, España), grabados en una de sus tinajas, con una capacidad aproximada de quinientos arrobas (unos 6 mil litros de vino).Número de serie.Cuño del alfar.Firma del ceramista.

Los cuños, firmas o bien sellos grabados en las tinajas, lejos de tener significado de autoría, han cumplido una función técnicamente mercantil, bien por imposición de los gremios artesanos a fin de supervisar la producción y la calidad de las piezas, o bien aun para conservarlas de imitaciones.


Los cuños en alfarería ya eran frecuentes a lo largo del Imperio Romano y práctica corriente en el Medievo. En general son sellos impresos fabricados desde un molde de barro, madera, hierro o bien escayola. En las tinajerías esenciales era costumbre que el oficial del alfar agregara a mano su nombre al lado del tipo, y habitualmente la data de fabricación.


El procedimiento más frecuente para redactar el nombre era un palo, un clavo o bien sencillamente el dedo (como en Salvatierra de los Barros), y el sitio frecuente para imprimir el tipo y firmar, la parte superior de la panza. En Gundivós, parroquia de Sober (Lugo), era costumbre que cada alfarería urdiera en la base de la tinaja una inicial o bien símbolo diferenciador.


Otro procedimiento propio frecuente en los hornos comunales era la «marca de alfarero», signos siempre y en toda circunstancia fáciles, como los círculos de caña de Calanda, las depresiones hechas con los dedos de el Rincón de Ademuz y Santurrón Domingo de Moya, o bien las rayas incisas de ciertos alfares zamoranos. Estos signos eran puestos en lugares muy perceptibles como las asas o bien los labios de la tinaja.


Para fabricar una enorme tinaja el paso inicial, y el primer reto en un caso así, es lograr el barro. Sirva como un ejemplo el proceso seguido en la localidad manchega de Villarrobledo: Los pozos, llamados barreros o bien barreras, se abrían en campos de cebada, cuyos dueños vendían el subsuelo a los poceros mientras que sostenían la superficie dedicada a los cultivos.Se marcaban con un trípode de palos, en el que se ponía la polea para subir y bajar las espuertas del barro extraído. El pozo, trabajado a pico, apenas tenía ochenta centímetros de diámetro y una profundidad dependiendo de la veta. Desde ahí se edificaban galerías, cuyo tamaño dependía asimismo del grosor de la veta de barro, ciertas eran tan bajas que el trabajo debía hacerse prácticamente reptando.


El obrador del alfar


Las tinajas manchegas de Villarrobledo o bien Colmenar de Oreja, originalmente ovoides, como las ubicadas por Cervantes en El Toboso, requerían un largo proceso de preparación, de esta forma por poner un ejemplo las de quinientas arrobas de capacidad podían precisar 9 meses de trabajo. Se empezaban en el "cuarto del obrador", donde el tinajero empieza torneando la talla, el barro preciso para hacer el fondo de la tinaja, sobre las banquetas (trípodes de madera de álamo). Sobre esta tapa, el artesano, tirando del rollo de barro que tiene sobre la espalda, va urdiendo ("echando caminos"), o sea sobreponiendo y emparejando los rollos. Une las vueltas que se sobreponen con la arañera (peine metálico), controlando el grosor con los dedos, la paleta y el mazo: unos 8 centímetros que tras la cochura se van a quedar en 5 o bien 6. Cuando la tinaja alcanza cierta altura se monta un andamio para seguir 'subiéndola'. Para acabar, se aboquicerra la tinaja poniendo un rollo más pequeño con la ayuda de un harapo mojado o bien un cuero viejo. De forma tradicional, desde el siglo XV, ese es el instante en que el artesano firma su obra.

Fabricación de tinajones en Colmenar de Oreja. Aguada de Ulpiano Checa en un grabado de mil ochocientos ochenta y dos.

Finalmente, en invierno se secaban y en primavera o bien verano se cocían. Era precisa veinta hombres para transportar la tinaja del patio del alfar al horno, bajo la dirección de un capataz.


Exteriormente cuadrados, los hornos tinajeros eran construcciones de mampostería de 6 o bien 7 metros de altura y con bóveda -la capilla- achatada y hecha de ladrillo; tenían 2 bocas, contrapuestas, para la leña. Las tinajas se ponían, base con base y boca con boca, alternando las pequeñas y las medianas con las más grandes, de hasta 5 metros.


Tras veinticuatro horas de "cochura" (cocción), las tinajas se dejaban enfriar de 3 a 4 días. Entonces se repasaban y fregaban para empegarlas (darles un baño de pez) si eran para vino, o bien ensebarlas (baño de sebo) si iban a contener aceite.


Villarrobledo llegó a tener, entre mil novecientos quince y mil novecientos treinta, setenta y dos hornos en activo, un noventa por ciento de ellos con capacidad para tinajas de quinientas arrobas y un diez por ciento con cabida para tinajas de doscientos cincuenta arrobas. En dos mil ocho, uno de estos grandes hornos y su alfar aledaño se rehabilitaron como Museo de la Tinajería de Villarrobledo.


La competencia de los conos cilíndricos de cemento aparecidos a principios del siglo veinte provocaría la decadencia de la industria tinajera, pese a copiar la fea aerodinámica de los nuevos depósitos cónicos, menos panzudos y evocadores, para someterse a la política espacial de las grandes bodegas.


En los últimos años del siglo veinte, las únicas "gigantas de barro"vivas, mas inútiles ya, dormían en los jardines municipales o bien particulares y en ciertos cruces de carretera.


Tinajas cervantinas

Tinajas en la Venta de Don Quijote (Puerto Lápice).

Cervantes, comienza de esta forma el capítulo XVIII de la Segunda una parte del ocurrente caballero don Quijote de la Mancha:


Además del foco primordial de Villarrobledo, en Albacete, y de los viejos centros toledanos, asimismo se ha registrado actividad tinajera en las próximas localidades manchegas:



  • ifuentes y Málaga del Fresno, en la provincia de la ciudad de Guadalajara.
  • riego, Mancha del Cuervo y Beato Domingo de Moya, en Cuenca.
  • La Solana, en Urbe Real.

En el mapa de la producción tinajera en España, otro de los grandes focos ha sido Extremadura. Su industria, que pudo producirse en Guareña y Castuera, resaltó en los siglos XIX y XX en 3 localidades: Torrejoncillo, Torre de Santa María y Arroyomolinos de Montánchez, en la provincia de Cáceres.


Los últimos tinajeros documentados en Torrejoncillo fueron Julián Manibardo y Antonio Moreno; en Torre de Santa María la familia Poblador (que llegó a fabricar tinajas "alimonás" de hasta quinientas arrobas); y en Arroyomolinos, los hermanos Jiménez, que ya no hacían las tinajas panzudas de sus abuelos sino más bien conos cilíndricos de diez a doscientas e inclusive trescientas arrobas. En mil novecientos ochenta y seis la familia Moreno León recobró la producción en Torrejoncillo, frente a la demanda de un nuevo mercado: la jardinería ornamental.


Otros centros menores donde se fabricaron tinajas en Extremadura, fueron:



  • n la provincia de Cáceres: Pasarón de la Vera, Montehermoso, Ceclavín, Arroyo de la Luz, Logrosán, Valdefuentes, Escurial y Miajadas.
  • n la provincia de Badajóz: Siruela, Villanueva de la Sosiega, Magacela, Oliva de Mérida, Olivenza, Salvatierra de los Barros y Burguillos del Cerro.
5 géneros de tinaja, conforme la situación de las asas en los hombros del cuerpo, en la tinajería de España de origen romano y musulmán.

Las tinajas, como piezas peculiaridades de la industria porcelana de la urbe de Toledo a lo largo de los siglos XV y XVI, fueron en su día clasificadas por el marqués de Lozoya en su Historia del arte hispánico. Destinadas a contener y preservar agua, aceite, vino y granos, eran ovoides, de base pequeña, boca excavada rematando el cuello y en ocasiones con asas de aleta. Asimismo se fabricaron piezas prácticamente esféricas, sin cuello, y otras con el cuerpo dividido en 6 gajos verticales destacados por cordones, decoradas con fajas concéntricas y motivos incisos, estampillados sobre el barro crudo; se pueden distinguir motivos musulmanes (geométricos, epigráficos, manos de Fátima), y cristianos (leyendas góticas, hojas de parra, animales, flores de lis).En conjunto, la tinajería toledana conserva siempre y en toda circunstancia un sugerente aire mudéjar.



  • tros alfares tinajeros en el foco toledano: Talavera de la Reina, Cazalegas, Novés, San Silvestre, Valdeverdeja, El Puente del Arzobispo, Belvis de la Jara, Cuerva y El Toboso.

Desde el siglo XVII, Totana y Lorca se especializaron en la fabricación de las habituales tinajas que en las casas huertanas se ponían en el tinajero del zaguán. Eran grandes piezas de barro colorado, de setenta a ciento cuarenta cm, cubiertas exteriormente con almagre. Otros 2 centros tinajeros murcianos fueron Caravaca y Cehegín.


Entre los talleres de mayor tradición, siguen trabajando: la familia Tudela, que se comenzó en la Totana del siglo XVII con Melchor 'Santos' Tudela y sus 5 hijos, y la familia Cánovas. Otros talleres activos son: Alfarería Rufino; Ceratosa; Alfarería El Poveo; Alfarería Europol; Bellón Alfareros; Ibero Alfar; Lario Carillo S.L.; Alfarería Romero y Hernández; Francisco Pérez Garre; y Alfarería El Polo (con una larga tradición en fabricación de tinajas y cocios).


El Centro Tecnológico de Artesanía en Totana fue instalado sobre un viejo horno de tinajas.


En Aragón, las tinajas o bien tenajas se fabricaron en 4 tamaños primordiales, siendo la tinaja alquecera, o bien de alquez, la más grande, con capacidad para unos ciento noventa y dos litros (volumen equivalente a un alquez, término de origen árabe que llamaba la "medida de vino equivalente a 12 cántaras").


En la alfarería aragonesa las tinajas grandes o bien tinajones se fabricaban con los habituales cercillados (aros en forma de cordones en relieve que sirven de refuerzo y ornamento al unísono).


En la zona del río Jalón, las tinajas eran más alargadas, en contraste a las ovoides y más anchas, prácticamente globulares en los ejemplares pequeños, de las cantarerías manuales de Huesca y Teruel.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

 Vinos, Viticultura y Enología

autoayuda.es   BUSCADOR DE VINO     

 

USUARIOS:

Hay 92 invitados y ningún miembro en línea

vinomocion

 

TODO SOBRE EL VINO (ENOLOGÍA):

vinomocion

Está aquí: Inicio > [ VITICULTURA Y ENOLOGÍA ] > ıllı Tinaja wiki: que es, historia y significado

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas